Pasos para limpiar el balcón y la terraza

Con la llegada de la primavera y el invierno, apetece más estar fuera de casa, incluyendo los espacios exteriores del hogar, como balcón y terraza. Aunque antes de disfrutarlos, habrá que limpiarlos y ordenarlos.

Se suele descuidar la limpieza de estas áreas, al tratarse de zonas externas a la casa y poco utilizadas durante las otras estaciones.
Acumulan polvo y suciedad por las inclemencias del tiempo (como lluvia, viento, nieve) y además, por visitas de aves como palomas e insectos como arañas.

Con organización, tendrás tu balcón y terraza listos y preparados para usarlos. En esta entrada te compartimos unos pasos que te ayudarán en su puesta a punto.

¿Qué necesitas para limpiar las terrazas y balcones?

Antes de comenzar con la limpieza de tu balcón o terraza, te recomendamos que tengas preparados estos productos y herramientas:

  • Recipientes.
  • Escoba y recogedor. También una escoba o cepillo de sorgo.
  • Cepillo textil y cepillo de cerdas duras.
  • Trapos, paños y plumeros.
  • Si tu terraza es grande y con baldosas de piedra, puedes hacerte con una hidrolimpiadora.
  • Productos para potenciar una limpieza ecológica: jabón de Marsella, vinagre blanco, bicarbonato de sodio, limón, aceite de oliva, sal.
  • Si estas zonas están muy sucias, quizás necesites emplear productos específicos para cada material.

A continuación, seguimos con los pasos y zonas para limpiar el balcón y la terraza.

limpieza de balcon limpieza de balcones limpieza de terrazas limpieza domestica valencia

Cómo limpiar las barandillas del balcón y terraza

Te aconsejamos que empieces la puesta a punto por las barandillas, así no pisarás el suelo después de limpiarlo.

La limpieza de las barandillas depende del material con el que están fabricadas, normalmente son: hierro forjado, hormigón, aluminio, mármol o vidrio.

Sea cual sea su material, el primer paso es usar una escoba para cepillarlas, de esta manera quitas el polvo y las posibles telarañas.

Seguidamente, te explicamos cómo limpiar las barandillas según su material:

Barandillas de hierro forjado

El hierro forjado es el material más común para fabricar barandillas (por ahora).

Para su limpieza, primeramente, cepíllalas con la escoba o cepillo de sorgo. Seguidamente, crea solución con agua, limón y vinagre blanco y limpia las barandillas con esta mezcla. Deja secar al sol. Para acabar, empapa un paño con aceite de oliva y pásalo por toda la barandilla. Quedarán brillantes y el aceite ayudará a que no se oxiden.

¿Y si tu barandilla ya está oxidada? Te compartimos un truco para quitar el óxido. Antes de limpiarla, deberás quitar la oxidación. Emplea un cepillo de cerdas duras mojado en una mezcla de 4 cucharadas de sal y medio limón. Frota hasta eliminar el óxido y ya puedes limpiar como te acabamos de contar.

Barandillas de hormigón

Actualmente estas barandillas son menos habituales pero se siguen encontrando en algunas casas más antiguas.

Si tu casa es una de ellas, puedes limpiar las barandillas de hormigón con estas dos opciones: bicarbonato de sodio o amoniaco (ambos mezclados con mucha agua). Frota con un cepillo de cerdas duras hasta que veas que están limpias.

Barandillas de mármol

Para limpiar las barandillas de mármol, necesitas rallar un poco de jabón de Marsella y dejar que se disuelva en un cubo con agua caliente. Pasa un trapo húmedo en la mezcla por las barandillas para quitar manchas e incrustaciones. Finalmente, sécalas con otro paño. Si quieres pulirlas, puedes usar una pasta natural.

Barandillas de cristal

Puedes emplear los mismos productos que cuando limpias los cristales de tu casa. Llena un recipiente con agua caliente y vinagre blanco. Seguidamente, moja un paño que no raye el cristal en esta mezcla y limpia las barandillas de cristal con él.

Barandillas de aluminio

Las barandillas de aluminio están sustituyendo progresivamente a las de hierro forjado. El aluminio es más barato y ligero, además, es sencillo de limpiar.

Para limpiar las barandillas de aluminio, mezcla agua con jabón de Marsella disuelto. Pasa un paño humedecido con esta mezcla por toda la barandilla y deja que se seque al sol. Para conservar el brillo del aluminio, puedes emplear un producto específico.

Limpieza de ventanas y cristales

Con el buen tiempo, teóricamente, la lluvia y las inclemencias del tiempo dan un respiro. Es el momento de que quites los cristales de las ventanas y los limpies en profundidad.

Puedes limpiar los cristales mediante una solución de agua y vinagre o con un producto específico. Emplea papel de periódico o un paño que no raye. Una vez limpios, sécalos inmediatamente para evitar manchas.

Este método sirve tanto para tu balcón acristalado como para las puertas de cristal y las ventanas que den a la terraza.

Si las ventanas disponen de persianas, puedes limpiarlas de esta forma.

Limpiar las rejas

Es el turno de las rejas. Te recomendamos limpiarlas cuando estén los cristales limpios pero no colocados, para que no tengas que repetir el trabajo.

En primer lugar, elimina la suciedad más superficial pasando un paño mojado con agua por toda la superficie de la reja.
Moja el cepillo de cerdas duras con un poco de detergente y agua y frota por todas las rejas para acabar con las manchas y suciedad. Finalmente aclara con agua para quitar los restos de espuma del detergente.

Cómo limpiar los muebles de exterior

El siguiente paso es limpiar a fondo los muebles de exterior.

Ten cuidado con estos muebles (especialmente mesas y sillas), ya que pueden deteriorarse por el mal tiempo, como nieve y lluvia. Si tienes espacio, guárdalos en un armario o bajo techo, en temporada de bajo uso.

Los muebles exteriores de plástico son muy sencillos de limpiar: basta con un paño, jabón neutro y agua (puedes emplear un poco de vinagre también). Te detallamos cómo limpiar los muebles de hierro y de madera.

-Muebles de hierro:
Esta clase de mueble es muy resistente, pero puede oxidarse debido a la humedad. Para quitar el óxido, frota las partes afectadas con un cepillo mojado en una solución de 3 partes de sal fina y una parte de zumo de limón. Deja reposar la mezcla durante media hora y quita los restos con una esponja. Si la pintura está deteriorada, puedes darle un repaso.

-Muebles de madera:
¿Quieres que tus mesas y sillas de madera parezcan nuevas? Fabrica una solución con un litro de agua y dos cucharadas de jabón líquido de Marsella. Pasa un cepillo o paño por todos los muebles, elimina los restos y deja secar los muebles al aire libre.

Finalmente, puedes abrillantarlos con un producto especial o con aceite de linaza.

Limpiar las sombrillas o parasoles

Si tu terraza o balcón son grandes, seguramente tengas alguna sombrilla o parasol.

Primero, quítales el polvo y la suciedad con el mencionado cepillo textil.
Seguidamente, para completar la limpieza a fondo, necesitas una esponja y una mezcla de agua tibia y sal gruesa. Humedece la esponja en la solución y pásala varias veces por todo el textil del parasol o sombrilla, con hincapié en las manchas. Acaba enjuagando las superficies con abundante agua.

Lámparas de exterior e interruptores

Para las noches de primavera y verano, seguro que dispones de pequeñas lámparas.

Al estar en exterior, tienden a acumular grandes cantidades de polvo y suciedad. Límpialas cuando estén apagadas y frías. Cuidadosamente, pasa un trapo húmedo solo con agua. Si hay algo de suciedad incrustada, un truco para retirarla es humedecer el paño en agua con limón.

Para los interruptores, la mejor opción es frotar con un algodón impregnado en alcohol.

Limpiar el suelo del balcón y la terraza

Con todo limpio y aseado, toca el último paso, la limpieza del suelo de terrazas y balcones.

Como en el caso de las barandillas y los muebles, cada material del suelo necesita un tipo de limpieza y productos.
Aunque hay dos pasos comunes a todos los suelos:

  1. El primer paso es barrer el suelo con una escoba para quitar restos de tierra, hojas secas y polvo.
  2. Otro paso es pasar un cepillo de cerdas blandas mojado en agua caliente y jabón o detergente poco abrasivo. Si el tipo de suelo lo permite, puedes ayudarte con una vaporeta.

Pasemos a la limpieza a fondo según el tipo de material del suelo:

Suelos de terracota

La terracota o barro cocido es el material más común para suelos de balcones y terrazas, en forma de baldosas.

Estos suelos son sencillos de limpiar, la suciedad y el polvo se quitan fácilmente barriendo. Si tienen manchas, puedes usar una mezcla de agua y vinagre blanco. Con el vinagre también lograrás más brillo. Otro método para limpiar los suelos de barro cocido y terracota es usar agua y un poco de lejía.

Si la terracota o barro están fabricados en forma de ladrillo, te recomendamos que limpies los suelos frotando con alguna escoba o cepillo mojado en agua y detergente.

Suelos de gres o pizarra

El gres y la pizarra son dos materiales muy comunes en los suelos de balcones. Son bastantes propensos a ensuciarse.

Te contamos como limpiar estos suelos. En un cubo con agua caliente, vierte un vaso de jabón de Marsella, un vaso de bicarbonato y dos de vinagre blanco.
Cepilla bien el suelo con esta solución, y termina enjuagando y dejándolo secar al aire.

Suelos con baldosas de piedra

Estos suelos son bastante difíciles de limpiar por su forma.

Para su puesta a punto, te aconsejamos usar una vaporeta o hidrolimpiadora. Si no dispones de ellas, otra opción es frotar fuertemente con agua y una escoba de exterior, para acabar con la suciedad incrustada.

Suelos de cemento

Los suelos de cemento son fáciles de limpiar, ya que no suelen tener muchas manchas. Emplea una mezcla de vinagre y agua junto con detergente para dejarlo listo.

Suelos de hormigón

El hormigón surge de la mezcla del cemento con agua y otros componentes, por lo tanto, aunque se parezcan, los suelos de cemento y los suelos de hormigón no son lo mismo.

Los suelos de hormigón están presentes en las casas más antiguas. Para dejarlos limpios, mezcla una taza de amoniaco en 2 litros de agua. Con ayuda del cepillo de cerdas suaves, frota por la superficie, especialmente sobre las manchas más difíciles. Para acabar, enjuaga bien el suelo.

Aleja a insectos y aves

En el balcón o terraza suelen habitar hormigas. Un truco para evitarlas son las fragancias fuertes: ten un par de plantas de eucalipto o recipientes con aceites esenciales. Existen otras soluciones para hormigas como limón, detergente o miel.

Para ahuyentar a otro tipo de insectos (arañas, abejas) y aves, lee esta entrada de nuestro blog.

Y si quieres que tu terraza y balcón estén siempre limpios…
Después de esta puesta a punto será más fácil mantener todo limpio y ordenado durante más tiempo. Todas las semanas dedica unos minutos a estos espacios para mantener la limpieza: barre con la escoba exclusiva del balcón/terraza, pasa un paño por barandillas y persianas, etc.

Sigue estos sencillos pasos parar mantener tu terraza perfecta. Y si necesitas ayuda con la limpieza del hogar, somos tu empresa.

CONTACTO

Si tienes alguna duda o sugerencia, puedes contactar con JELOS&GUADALAVIAR a través de nuestro número de teléfono 96 395 32 57, WhatsApp 695 693 902, Telegram o nuestro e-mail 📧 info@jelos-guadalaviar.es.

Te informamos de nuestros servicios de limpieza doméstica y a domicilio en la provincia de Valencia. En nuestra web encontrarás descritos con detalle todos los servicios que ofertamos.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram y escribirnos una reseña con tu experiencia en nuestro Google My Business.

¡Hasta el próximo post!